Suscribirme

¿Qué diferencia hay entre estar dado de alta como actividad profesional o empresarial?

29 julio, 2020
jmrebollo

Si estás pensando en darte de alta como autónomo, debes saber que uno de los requisitos imprescindibles es elegir el epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Esta elección dependerá directamente de la actividad que realices. Es un trámite completamente necesario y vinculante para el desempeño de esa actividad. No obstante, en muchas ocasiones no sabemos muy bien si desarrollamos una actividad empresarial o profesional, una diferencia clave que hay que analizar. Te mostramos las diferencias.

¿Qué diferencia hay entre estar dado de alta como actividad profesional o empresarial?

Darse de alta en el IAE

Como comentábamos, darse de alta en el IAE es completamente necesario. Para hacerlo, tendrás que elegir entre un listado y escoger el epígrafe que más se ajuste a tu actividad (o actividades).

Las personas físicas están exentas de pago del Impuesto de Actividades Económicas. Sólo tendrán que hacer frente a este impuesto las entidades que obtengan un importe neto de cifras de negocio anual igual o superior a 1.000.000 euros. No obstante, la elección del epígrafe si condicionará el tipo de IVA al que tendrás que hacer frente, así como la retención a cuenta del IRPF a practicar.

Darse de alta como actividad profesional

Antes de elegir tu epígrafe correctamente, tendrás que definir si tu actividad es empresarial, profesional o artística (esta última está relacionada con el cine, teatro, circo, baile, música, deporte o espectáculos taurinos). El listado que te vas a encontrar será muy concreto. No obstante, es verdad que una actividad puede llegar a calificarse tanto como profesional como empresarial.

Para que lo tengas un poco más claro, las actividades profesionales son aquellas que están desarrolladas por una persona física de forma individual, directa y personal. Muchas veces se suele atribuir esta actividad a la posesión de un título profesional. No obstante, no es así, pues también serían considerados profesionales profesiones como las de agente comercial, masajista o dietista, por ejemplo.

Los profesionales autónomos tendrán que aplicar un 15% de retención del IRPF en las facturas a otras empresas u otros autónomos. Este porcentaje podrá reducirse hasta el 7% durante los tres primeros años (opcionalmente), siempre que en el año anterior no se ejerza otra actividad profesional.

Además, hay que destacar que las personas que estén dadas de alta como profesionales, no tendrán la obligación de incluir retención en las facturas emitidas a particulares. Tampoco estarán obligados a presentar pagos a cuenta del IRPF si el 70% de sus ingresos del año natural anterior están sometidos a retención.

Darse de alta como actividad empresarial

Por otro lado, está la opción de darse de alta como actividad empresarial. Esta opción está reservada a las actividades que se ejercen en el seno de una organización, normalmente con una infraestructura creada y definida. Si quieres montar una cafetería, una librería o una tienda de reformas, tendrás que darte de alta como actividad empresarial.

Los autónomos empresariales emitirán facturas no sujetas a retención. No obstante, tendrán que liquidar el Modelo 130 de manera obligatoria. Se trata de una declaración trimestral de ingresos y gastos por la cual los autónomos pagan anticipos del 20% a cuenta de su declaración de la renta.

¿Eres autónomo o empresa y quieres conseguir clientes con menos esfuerzo?
Date de alta y consigue clientes
Una cosa antes de hacer tu comentario: no está permitido incluir teléfonos de contacto, e-mails o enlaces a páginas web externas en este apartado, dicho contenido será moderado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe noticias en tu email

  • :
Suscribirme a la newsletter
¿Autónomo o empresa?
Consigue nuevos clientes y haz crecer tu negocio
Únete a habitissimo
usercalendar-fullcrossmenu